negra sin buda.jpg

¡Hola!

Bienvenid@ a mi blog, donde escribo desde mi experiencia sobre maternidad.

¡Ojalá te guste!

¿Y yo?

¿Y yo?

Ufff, hace tiempo que no escribo.

No se si es porque ya pasé la etapa de crisis en la que necesitaba escribir como terapia, o si es porque caí en una crisis más profunda. Creo que lo más sensato sería decir que de una crisis pase a otra. ¿La verdad? No he tenido tiempo para NADA, ni para mi. Ya en la última parte del año me ha costado mucho mantener funcionando todas mis responsabilidades a cabalidad: casa, niños, trabajo. Porque yo no soy tema, no existo para mi. WOW. Lo leo y me impacto. Me olvidé de mi. ¡Qué locura!. Creo que es eso lo que me está dejando la cagada en lo demás. Me está pasando la cuenta no tener tiempo (o no hacerme el tiempo, si quieren) para mi, para hacer deporte, para hacer otras cosas y volver a sentirme una persona más allá del rol de madre. Todo mi día (y mi vida) gira en torno a los niños y sus horarios. Y es que quiero que estén bien, que lo pasen bien. Además, quiero que eso siga así porque los disfruto demasiado. Pero llegó el momento de empezar a diversificar mis actividades a unas orientadas a satisfacer mis necesidades, mis inquietudes, y darme espacios personales.

Tengo la sensación de que si no pongo el foco en mi, todo se va a ir a las pailas, porque voy a sucumbir en una especie de depresión y estrés que veo venir. Me siento agotada todos los días, llegando a la noche gateando, apenas con energía para comer y acostarme, poco diálogo con mi marido porque estamos funcionando en torno a los niños y de verdad, no tengo energía para preocuparme de un ítem más. Cada uno le da comida a uno, después a lavar dientes, caras y manos, a jugar un rato y cuidar de que no peleen, no se suban arriba de la mesa de vidrio, no me tiren autitos en la cara, hasta que llega la hora de hacer dormir. Muchas veces nos quedamos dormidos en eso. O nos demoramos más de la cuenta y la mecha se acorta, hasta que es mejor acostarse y evitar la conversación, porque abrir la boca significa una puteada gratuita a quien se cruce. Bueno, y eso después de todo un día de juegos en el que son 2 contra 1. Me acuesto y duermo -con varias levantadas nocturnas- y al otro día me despierto con la sensación de que mis días son todos iguales, con lata de un día más. Que difícil es decirlo. Creo que también necesito vacaciones.

Todo esto me ha hecho darme cuenta de que TENGO que hacer algo por mi. Por eso me metí a yoga, y con mi marido quedamos en que 2 o 3 veces a la semana el se va a organizar para llegar temprano, para yo poder salir a hacer deporte con luz. ¡Necesito energía! Por primera vez en mi vida, siento que necesito hacer deporte, es la única salida de este estado de inercia que me tiene aburrida y agotada.

Hoy empieza mi clase de yoga y estoy en llamas. Ojalá me guste y realmente me inyecte energía para seguir dándolo todo con mis niños, con mi vida.

Esta semana también se cumple un año de este blog, y estoy feliz de haberlo hecho. No me he presionado a escribir, sólo lo he hecho por gusto. No tengo expectativas, solo disfruto lo que va pasando orgánicamente. Me encanta tener un espacio que me ayude a tomar conciencia de los procesos por los que estoy pasando, y de pasadita poder compartir mi experiencia como mamá con otras mujeres que lo viven como yo, con luces y sombras, dando la pelea con todo por nuestros cachorros, lo más lindo que podemos tener.

¿Ustedes que hacen para estar bien?

Mil facetas

Mil facetas