negra sin buda.jpg

¡Hola!

Bienvenid@ a mi blog, donde escribo desde mi experiencia sobre maternidad.

¡Ojalá te guste!

Mil facetas

Mil facetas

Hace tiempo no escribía. ¡La maternidad me consume!

Muchos temas en la cabeza y un poco sobrepasada por el tema de siempre: Tomás no duerme. Además, José entró al jardín y eso ha generado nuevas preocupaciones, obligaciones y cambios de rutina para nuestra familia. No he tenido cabeza para sentarme a escribir algo, y además no se me había ocurrido nada que me obligara a hacerme el tiempo.

Ahora si llegó la inspiración: nuevo ciclo en la vida de mi hijo, nueva faceta en mi.

Me he dado cuenta que en cada nueva etapa de mis hijos, voy descubriendo nuevos ángulos de mi, de yo como mamá. José entró a este nuevo mundo del jardín. Un nueva experiencia para él, en la que ya no está protegido por su entorno familiar, en el que tiene que empezar a usar sus herramientas para "sobrevivir". Me doy cuenta como se activa en él esa cosa primitiva de supervivencia. Busca una profesora a la que apegarse para sentirse seguro, está muy atento aprendiendo como interactúan los niños entre ellos, y lo veo a punta de prueba y error, aprendiendo a relacionarse con estas nuevas personas que están en su vida, que hoy son sus compañeros, pero mañana serán sus primeros amigos. A él le ha costado un poco. Muchas veces lo dejo llorando en la mañana, pero al ratito se calma. A mi parece que me ha costado más en el sentido de "soltar" y dejar que se desenvuelva solo y genere una relación con este nuevo lugar y estas nuevas personas, sin una guardiana omnipresente.

Casi todos los días llamo al jardín para saber como estuvo José, como lo pasó, si participó en las actividades. Otras veces mando mails para saber por qué una de las profesora faltó, o si pueden mandar fotos de la actividad. Odiosa. Después lo pienso un poco más y siento que soy la típica mamá hinchapelotas que las profesoras pelan. ¡No quiero ser eso! Tengo que soltar y confiar en él y en estas nuevas personas, pero es tan difícil... es mi guagua, mi mayor tesoro (que chulo pero cierto)... Mi instinto me empuja a querer protegerlo y cuidarlo de todo. Tengo claro que no le va a pasar nada, pero de alguna manera quiero tener "controlado" lo que pasa en el jardín. No quiero que pase nada que lo pueda ofender, que se sienta solo, que su persona de confianza no esté. Sé que es imposible. Sé que tengo que dejarlo, son los primeros espacios de él, y tengo que respetárselos, y darle esa independencia, no estar tan encima. Más que eso, sé que esto es un primer ensayo de la vida. Hay personas que no son tan bacanes, hay juegos que son fomes, hay niños pesados. Pero también hay personas bacanes., juegos entretenidos y nuevos amigos. Lo más importante: José irá moldeando su personalidad, irá creciendo y desarrollando su capacidad de auto consolarse, auto regularse, y ser parte de un grupo. Eso me motiva a soltar, y a asumir los pequeños dolores que va a vivir. Y que de todas formas será imposible evitar.

Jamás pensé que iba a ser así. En general yo me definiría como una mamá súper relajada, y me impresiono de mi misma de como con cada nueva etapa descubro una nueva parte de mi, de mi maternidad.

Y tal como en la vida misma, en la maternidad es imposible encasillarse en algo. En algunos aspectos vas a ser aprehensiva, en otros relajada, muy exigente con algunas cosas y no con otras... y quien sabe que más, nos queda toda una vida siendo mamás de estas personitas que van creciendo y cambiando, y con eso nos van cambiando a nosotras.

¿Cómo son ustedes como mamás hoy?

Primeriza cada vez

Primeriza cada vez