negra sin buda.jpg

¡Hola!

Bienvenid@ a mi blog, donde escribo desde mi experiencia sobre maternidad.

¡Ojalá te guste!

Por un futuro feliz

Por un futuro feliz

Mirando el feed de Instagram me topé con una publicación de Mujeres Bacanas, (cuenta que amo y libro que tengo pendiente), y me puse a leer la historia de la mujer bacán del día. Se trataba de Breshna Musazai, una mujer afgana que tenía una leve discapacidad en una pierna, a la que en un ataque terrorista en su universidad le dispararon en la pierna buena dejándola en silla de ruedas para el resto de sus días. Ella al contrario de lo que podríamos pensar, siguió sus estudios y terminó su carrera. Seca. Al final de la publicación pusieron una cuña de ella que me emocionó y me hizo pensar: "Mi mensaje para los jóvenes con discapacidad, es que deben creer en sus habilidades. Nadie es perfecto y nadie es inservible. Nunca es tarde para seguir tus sueños". Me pareció tan cierto. La frase casi cliché "Nadie es perfecto" resuena en mi. Nadie es perfecto. Y creo que es un mensaje para dar a todos los jóvenes. Porque TODOS tenemos alguna discapacidad. Algunos tienen una física y otros tenemos discapacidades emocionales o sicológicas. Las discapacidades no son más que dificultades a las que nos enfrentamos día a día, son nuestras partes que menos nos gustan, pero que tenemos que aprender a querer, y con las que tenemos que aprender a vivir. Porque una discapacidad no te define. Lo que te define es todo lo que te hace ser tú, lo que te hace ser único. Esa mezcla de características exteriores e interiores que dan como resultado a ti.

Que lindo y que duro el camino que tuvo que vivir Breshna para darse cuenta de esto, de que nadie es perfecto, de que todos valemos lo mismo y tenemos que perseguir nuestros sueños, perseguir lo que queremos para nuestras vidas.

Escribo esto porque últimamente he estado muy sensible a la publicidad y los enfermizos estándares de belleza (y de todo) que tenemos, y como nos exigimos y nos comparamos constantemente de manera tan esquizofrénica. ¿Por qué no mejor valoramos lo lindo que tenemos cada uno? No importa que es, lo importante es que nos hacen únicos y queribles. Me hace demasiado ruido esta forma moderna de ver a cada individuo, de medir a cada persona bajo la misma ley, ese intento de homogenizar a todos, y no de resaltar las diferencias que tenemos, y valorar cada cosa que nos hace únicos. Personalmente estoy demasiado consciente de esto, y en cada minuto de mi crianza trato de recalcárselo a mis hijos. Y de recordármelo a mi misma. Quiero liberarlos de estos estùpidos cánones de belleza, de éxito, de como tiene que ser la vida para ser una vida "feliz". Liberarlos del "tener" como la única forma de ser felices. Quiero que mis hijos sean quienes son, y no se sientan coartados por comparaciones sin sentido de una sociedad que es una máquina para crear frustraciones ¿Como vamos a construir un futuro feliz? Yo pongo mi granito de arena, criando a mis hijos bajo la constante valoración y admiración de las diferencias de cada uno, con celebrar las habilidades distintas de cada uno, de olvidarse de las comparaciones, de el "soy malo para".  No siempre lo hago bien. No siempre los "crío" bien. Pero eso también es valioso, porque es parte de la realidad, es parte de lo que soy.

Me encantó la simpleza de las palabras de Breshna Musazai: "...nadie es perfecto ni nadie es inservible". Hagámonos conscientes de que lo que hoy se persigue es la perfección. Imagínense. La gente persigue la perfección. Absolutamente loco, ridículo, ¡e imposible!.

Hagámosle un favor al futuro de este planeta, criando a niños seguros de si mismos, seguros de lo que valen por ser lo que son. Ser lo que son el lo mejor que pueden hacer. Eso es la perfección, llegar a ser quien eres a cabalidad. Así es como cada uno es la mejor versión de si mismos, y así es como es posible llegar a ser felices. Eduquémos a nuestros hijos así, con libertad para que se desarrollen según sus propios talentos, gustos, habilidades, y también de que puedan trabajar y mejorar en conjunto con sus familias y amigos sus cosas feas, porque todos las tenemos y están bien, son parte de lo que somos.

Y nosotras, como mamás en etapa de crianza, seamos personas auténticas en nuestra vida. Lo mejor para enseñar es predicar con el ejemplo. Seamos personas, no sólo mamás. Enseñémosles a nuestros hijos la cantidad de roles que uno puede tener en la vida, lo entretenido que es hacer las cosas que nos gustan, lo bacán que es respetar a las personas sin exigir nada a cambio. Es tan liberador. Vivir en la simpleza, valorar las cosas mundanas de nuestro día a día.  No medir la felicidad según los estándares de otros..

Atrevámonos a hacer lo que queremos hacer. Yo por ejemplo, hice este blog, y me expuse. Me abrí para escribir lo que me pasa. Quizá a muchos les hace sentido. Quizá no. Lo importante es que yo estoy feliz, a mi me hace sentido y me sirve. Me atreví a escribir y a publicar lo que pienso. Es bacán atreverse. Y cada vez que subo un post, me atrevo, porque siempre me cuesta. Es bacán porque al final no hay perjudicados. Sólo beneficiados. El principal es uno... y si de pasadita a alguien más ayudas, mejor aún.

:)

Las cosas a su ritmo

Las cosas a su ritmo

A veces cuesta

A veces cuesta