negra sin buda.jpg

¡Hola!

Bienvenid@ a mi blog, donde escribo desde mi experiencia sobre maternidad.

¡Ojalá te guste!

¡Hola!

¡Hola!

Hola, me llamo Catalina y soy mamá de José (1,7 años) y Tomás (7 meses). 

El 27 de enero me atreví a hacer algo que tenia pensado hace varios meses: abrir un blog. ¿Por qué? Básicamente porque me convertí en mamá y no he encontrado un espacio para conversar sobre la profunda transformación que una mujer experimenta, y como a veces uno echa de menos volver a ser "la de antes". Bueno y de la culpa, obvio.

Para resumir un poco mi historia: Cuando me quedé esperando a José, empecé a interesarme mucho por los temas de maternidad, lactancia, crianza respetuosa y todo ese mundo. Luego, a las 34 semanas de gestación mi José llegó al mundo, y tuvo que estar algunos días hospitalizado por su prematurez. Por suerte salió todo bien, y luego de 5 meses con mi guagua deliciosa, ¡me quede esperando a Tomás!, mi segundo hijo. Fue una sorpresa enorme -casi me morí-, pero  me empujó a seguir informándome con más intensidad. Lamentablemente -o quizá afortunadamente- a las 30 semanas nació mi Tomás. Era una lauchita chica. Mis días pasaban entre la Neo y mi casa con José. Fue una locura, pero no sabia lo que me esperaba después. Cuando lo dieron de alta con oxigeno domiciliario, estaba feliz con mis dos guaguas en la casa (tienen menos de 1 año de diferencia), pero cada día me costaba más organizarme con los dos y poder entregarles mi 100% a cada uno. Así empezó una especie de crisis de la que nadie me había hablado, y que me imagino, les pasa a muchas mamás por diferentes razones. Sumado a eso, durante la larga hospitalización de Tomás me sentía muy sola. Tengo un marido increíble y toda una familia que siempre estuvo apoyándonos, pero aún así los días en la neo y los piques apurada a mi casa solo los vivía yo, y miles de veces quise poder conversar con alguna mamá que estuviera en lo mismo, o leer un testimonio que me ayudara a sobrellevar el día a día. 

Podría decir que voy saliendo de la crisis, Tomás está más grande, ya me acostumbré a la intensidad que tiene cada día, y me estoy atreviendo cada vez más a dejárselos a alguien un ratito. Por eso decidí abrir este blog y escribir mi historia, pensamientos, reflexiones, datos y que se yo que más. Quizá en que va a terminar esto. Creo que las razones más potentes que me empujaron a abrir Barrio de Madres, fueron por un lado hacer una catarsis, racionalizar todo este proceso, y por otro lado,  crear un canal para conectarme con otras mamás que están pasado por lo mismo, que quieren compartir su visión de la maternidad, y que buscan sentirse más acompañadas y entendidas.

Ojalá les guste lo que vaya escribiendo y podamos formar una comunidad de mamás que conversan, se aconsejan, se contienen, desde lo más básico a lo más profundo. Las invito a que compartamos lo maravilloso que es tener hijos, y que también podamos conversar sin culpa (o con cada vez menos) , sobre lo que significa dejarse de lado para poder criar hijos sanos física y emocionalmente, y lo más importante de todo: hacerlos felices. Acompañémonos en todas las etapas de la maternidad, con todas las dificultades que se van presentando en el día a día, y asumamos que nos postergamos con todo el amor del mundo, pero pagamos un precio alto por eso.

Como dice un proverbio africano: para educar a un niño hace falta la tribu entera, y eso hoy hace más sentido que nunca, cuando la maternidad es cada vez más solitaria, y empezamos a buscar comprensión, contención y apoyo en internet, mientras damos papa.

Manta Farfallina

Manta Farfallina